segunda-feira, 24 de março de 2008

Internet na ilha sequestrada


Tecnologia é uma arma atual contra ditaduras do passado. Na ilha sequestrada não é diferente, pois alguns blogs são simplesmente bloqueados para os cubanos, em uma desesperada tentativa de que os nativos não saibam que existem pessoas inconformadas com a situação, mesmo morando na mesma ilha. Mas blogueiros e viajantes do ciberespaço, costumam encontrar maneiras para driblar estas imbecis tentativas de uma ditadura caduca, em cujo final melancólico tenta travestir-se de socialista democrata...

O blog Generación Y, cuja blogueira é valente o suficiente para não esconder a cara nem o nome, hoje apresenta esta mensagem:

Confieso que me ha dado por portarme mal. Me rebelo ante las órdenes, busco limones que no aparecen, exijo disculpas que nunca llegan y, gran majadería la mía, pongo mis opiniones en un Blog -con foto y nombre incluidos-. Como ven, con estos treinta y dos años –tan impertinentes- ya me viene tocando un correctivo.

Así que los anónimos censores de nuestro famélico ciberespacio, han querido encerrarme en el cuarto, apagarme la luz y no dejar entrar a los amigos. Eso, convertido al lenguaje de la red, quiere decir bloquearme el sitio, filtrar mi página, en fin, “pinchar” el Blog para que mis compatriotas no puedan leerlo. Desde hace un par de días Generación Y es sólo un mensaje de error en la pantalla de muchas computadoras cubanas. Otro sitio bloqueado para los “monitoreados” internautas de la Isla.

Mis textos, los de los otros bloggers y periodistas digitales, han hecho que la presilla de los inquisidores haga su ridículo papel. Con estas ínfulas de adolescentes rebeldes, nos hemos ganado el manotazo, el severo guiño y el regaño. Sin embargo, la reprimenda es tan inútil que da pena y tan fácil de burlar que se trueca en incentivo
.


E, no Potro Salvaje, algo na mesma linha:


Hemos logrado incomodar a los que trabajan en la doma del potro de la tecnología. Quieren evitar que nuestros relinchos lleguen al resto de la manada. Desde el jueves pasado nuestro Blog está presillado, acorralado, invisible y bloqueado para los lectores dentro de Cuba. Como si eso fuera un obstáculo para estos empecinados cuatreros de la Internet.


Parece que no les gustó el alboroto contagioso que lanzamos con nuestros posts. Sin embargo, todo lo que han hecho ha sido en vano. La manada ya está en estampida. Tendrán que cerrar el acceso a Internet en todas partes, declarar zona de silencio a esta Isla y cortar cada cable, cada tendedera que nos sirva para transmitir ideas. Tendrán que quemar los teclados en la Plaza, tirar los monitores desde el muro del Malecón y prohibir a los cubanos que se acerque a un ordenador. Necesitarán detectar los Cds, los USBs Flash y hasta los obsoletos disquetes, para evitar que el galopar se extienda.


Por lo pronto, estamos llamando a todos los hackers, informáticos, cibernautas y hasta ingenuos navegantes con pocos conocimientos pero con buenas intenciones, a que nos digan que deben hacer los cubanos para sacarle está presilla de encima al Potro Salvaje.


E tem quem queira isto para o Brasil...
Imagem: Yoane Sanchez, a blogueira de Generación Y

2 comentários:

tita coelho disse...

Tchê, eu achava que isso não existia!! Que barbaridade!!!
beijos

Carlos Eduardo da Maia disse...

E o artigo do Gaspari sobre isso está muito bom.